EL AMOR SANA

EL ESPACIO DEL SER

El Amor sana.

Suena muy bonito, y puede parecer sencillo saber que la única receta para la cura de todos tus males sea simplemente «el Amor». Pero ¿el amor de quién? ¿qué tipo de amor se supone que sea tan grande o tan poderoso como para ser capaz de sanar una enfermedad física en el cuerpo, un vicio que no has podido vencer, un sentimiento doloroso, una relación dañina, o incluso una situación particular que no te gusta en ti vida? ¿El de un padre o madre, el de un hijo, el de tu pareja, el de tus mascotas? ¿Dónde consigo ese amor curativo? ¿a quién se lo pido? ¿cuál es la dosis? ¿en cuánto tiempo veo resultados?

Lo primero para que esta maravillosa medicina funcione, es que identifiques cuál es el concepto que tienes tú de «Amor». Y si a ti te enseñaron que el Amor es la esencia, la energía del universo, que es puramente de lo que estás hecho, que al no solo tenerlo dentro de ti, sino que SER amor, no tienes ninguna necesidad de que alguien más te dé; jamás te sentirás carente ni mucho menos «vacío», no existiría la búsqueda de la famosa media naranja porque te reconoces entero. Entonces, lo más natural del mundo para ti sería saberte amado, sentirte amado.

Pero si no te resuena nada de eso, esa es la razón de que no funcione de lo mejor el aspecto «amoroso» de tu vida, pero peor aún, de que experimentes sufrimiento o enfermedad.

Mira un poco hacia atrás, observa y pregúntate cómo fue que llegaste a estas circunstancias que no te gusta experimentar…Puedo asegurar que dentro de la respuesta hay algo de: miedo, rencor, crítica, falta de aceptación, falta de perdón, desvalorización, odio; ¿lo ves? haz estado muy lejos de la vibración del Amor.

Y si aún tienes dudas, quiero decirte que el único Amor que puede sanarte es precisamente el que reside en tu esencia misma (que es la misma esencia de tu creador), solo tienes que RE conectarte a él y permitir que haga lo suyo… porque el Amor es la fuerza más poderosa del Universo. Así que todo lo que realmente (o parece que) está mal en tu vida puede ser sanado a partir de tu conexión con la verdadera naturaleza del Amor. Resulta que en ti está la cura.

Algunas claves fundamentales para volver a la vibración del Amor: Acepta, Perdona, Libera, Fluye. ¿Así de fácil? Sí. Así de sencilla es la receta. ¿Dosis? En cada respiración. Hacerte consciente y elegir esto a cada momento, te llevará ciertamente al Amor, al Amor incondicional, y este proceso de elevar tu vibración, sin duda disolverá cualquier manifestación de una vibración menor, cualquiera; sentirás un aumento de energía, de alegría, las mejoras serán notables tan rápido como tú te mantengas eligiendo a cada momento lo que te hace SER UNO CON EL AMOR. Al estar en la vibración más alta que existe, tus pensamientos, tus palabras, tu cuerpo, y todo tu alrededor lo reflejarán. Tu cura se hará evidente.

Así verás que Ámandote, amando, sanarás. Solo haz la prueba.

Fá Ibarrarán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *